¿Qué es la Analítica Web y para qué sirve?

Índice de contenidos

  1. Analítica Web y Analítica Digital.
  2. ¿Cómo la Analítica Web puede ayudarnos a posicionarnos en Internet?
  3. ¿Qué herramientas se emplean en Analítica Web y Analítica Digital?
  4. ¿Qué queremos medir y para qué?

El mundo de la publicidad en Internet está en plena evolución, y el efecto de muchas de las tecnologías que la hacen posible está todavía por verse.

Sin embargo, para cualquier especialista en marketing es claro, que Internet es ahora el medio principal de contacto entre los usuarios y el mundo real de los productos y servicios.

Mientras más conocimiento se tenga sobre el gran océano de información que es Internet, mejor posicionado se estará para obtener beneficios de este medio como generador de ingresos y oportunidades.

Analítica Web y Analítica Digital

Tanto la analítica web como la analítica digital hacen referencia a un conjunto de técnicas de análisis de datos que interpretan la información proporcionada por el comportamiento de los internautas en Internet, en el momento de seleccionar una página web o publicidad comercial online.

Cada click y cada visita que los usuarios hagan en nuestra página web, es analizada para determinar hasta qué punto nuestros anuncios o contenidos motivan al usuario; y hasta qué punto existe una vinculación entre usuario y anunciante.

Si nos fijamos en el concepto de Analítica Web hace referencia a un enfoque más centrado en la página web de nuestra empresa, más aún si esta genera ingresos vía ecommerce.

Mientras que el concepto de Analítica Digital se enfoca más la presencia de nuestra empresa en todo Internet, más concretamente desde la perspectiva de las redes sociales.

¿Como la Analítica Web puede ayudarnos a posicionarnos en Internet?

La publicidad: de un banner a un click

En primer lugar, debemos remontarnos un poco en la historia de la publicidad por Internet para entender el alcance de enfoques modernos como la Analítica Web.

Si bien en los orígenes de Internet en los años 80, nadie podía prever de ninguna manera la presencia de publicidad en la red, ya a mediados de los 90, comienzan a aparecer en páginas como Yahoo y Wired los famosos “Banners” encabezando las páginas que leemos, y que aún vemos hoy día como uno de los principales medios publicitarios.

A partir del año 2000, Google comienza a desplegar los Google AdWords que comienzan a aparecer al lado de los resultados al realizar búsquedas a través del navegador.

En los años 2006 y 2007, con la irrupción de Twitter y las demás redes sociales como Facebook y YouTube, se comienza a prever que el mundo de la publicidad cambiaría definitivamente, aunque no se llegaba a ver bien como se iba a consolidar.

Es en 2005, 2006 y 2010 cuando irrumpe definitivamente la revolución del marketing digital, en el momento en que Facebook, YouTube y Twitter respectivamente introducen los contenidos publicitarios promocionados en cada una de sus plataformas.

En Facebook a través de las Fan Page, en YouTube a través de los videos patrocinados y en Twitter con la aparición de Tuits patrocinados a lo largo de nuestro TimeLine.

Ya a partir de este momento, la imparable diversificación y segmentación que las redes sociales ofrecen abren la puerta a formas únicas de comunicación entre el usuario de la red y las empresas anunciantes, una de las múltiples posibilidades de interacción que la tecnología permite.

Estas novedosas interacciones, como por ejemplo, cuando el usuario hace click en una promoción para un viaje por el Caribe, o cuando está dispuesto a llenar una encuesta de satisfacción, son las analizadas a través del conjunto de técnicas que constituyen la Analítica Web y la Analítica Digital.

¿Qué herramientas se emplean en Analítica Web y Analítica Digital?

Varias son las herramientas que se pueden emplear para el análisis de datos en Analítica Web.

Las herramientas más conocidas son:

  • Google Analytics.
  • Alexa.
  • True Social Metrics.
  • Google Console.

Estas plataformas, al menos en su versión básica, permiten analizar el tráfico de usuarios por nuestro sitio web o por nuestras redes sociales, y clasificar con mucho detalle el tipo de interacción existente entre el usuario y su marca, o la empresa propietaria de la marca.

¿Qué queremos medir y para qué?

Ya sabemos que Google Analytics, Alexa y otros programas nos permiten la interpretación de los datos de interacción del usuario con nuestras marcas.

Pero de forma más precisa, ¿qué tipo de interacción queremos medir y para qué?. Estas preguntas están relacionadas directamente con la naturaleza de nuestro negocio o actividad.

Un factor importante a tener en cuenta es si nuestra empresa vende online (e-commerce).

Estas son algunas de las preguntas que podemos plantear:

En relación a nuestra web.

  • Número de visitas a nuestro sitio web.
  • Secciones más visitadas de nuestro sitio web.
  • Secciones menos visitadas de nuestro sitio web.
  • Suscripciones a nuestro boletín (Newsletter).
  • Lectura efectiva de nuestro boletín.
  • Momento del día con mayor número de visitas.
  • Tiempo promedio de una visita.

En relación a nuestras ventas (e-commerce)

  • Ventas en línea (En cantidades y en Euros).
  • Cantidad promedio en ventas por cliente.
  • Producto más vendido.
  • Medio de pago preferido.
  • Fecha y hora en la que se hacen más ventas.   Además de estos indicadores, los especialistas recomiendan ciertas variables clave que deben medirse también:
  • Porcentaje de tasa de rebote, porcentaje de usuarios que sólo entra en nuestra página, pero no hace ningún click y abandona sin más interacción.
  • Porcentaje de fuentes de tráfico, distinción de cuántos usuarios entrán en la página web gracias a las redes sociales, cuantos tras una búsqueda en Google, y cuantos de manera directa).
  • Abandono del usuario, porcentaje de usuarios que inicia un proceso de compra y abandona la transacción antes de concretarla.
  • Número de visitas procedentes de smartphones.

 Siendo esto sólo una muestra, podemos observar entonces que hay muchos datos que pueden extraerse para el análisis, y darnos cuenta de si nuestra inversión en la página web o en nuestros avisos web están plenamente justificados.

Corresponde entonces, dependiendo del tipo de negocio o empresa que tengamos, plantearnos los indicadores que queremos medir. Por ejemplo, en el caso del ecommerce, tenemos los volúmenes de las ventas y la cantidad promedio de las compras.

Estos pueden ser en este caso, nuestros KPI (Key Principal Indicators). Estos KPI serán observados y revisados a través de alguno de los programas comentados anteriormente, estableciendo una periodicidad y momentos específicos del día en los que es significativo observar cambios en las respuestas.

Es importante mencionar que las herramientas de análisis tienen una alta capacidad de filtrar los datos con distintas variables, para combinarlos a su vez con otras más, de forma que el resultado final se enriquece con todos los matices observados en conjunto.

Será el experto en marketing o el propietario de la empresa quien logre poner en contexto el verdadero valor de la información que se obtenga con Google Analytics.

De igual forma, estas herramientas incorporan funcionalidades a nivel de presentación de datos, con gráficos, curvas y mapas, que facilitan enormemente su interpretación.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
NUESTRO BLOG

Artículos similares

Qué es un CMS

A la hora de decidir dónde crear tu sitio web, encontrarás muchas opciones, entre ellas los conocidos CMS o Sistemas de gestión de contenidos, que

¿Qué es el sidebar?

La sidebar de una web es una herramienta muy útil cuando se usa de buena manera. Pero, ¿cómo podemos comprender la importancia de una barra